Atmósfera y calidad del aire

titulo

La contaminación atmosférica es un problema importante de salud pública. Según la OMS en el mundo dos millones de personas mueren en un año a causa de la contaminación atmosférica;  más de la mitad de esas defunciones ocurren en las zonas urbanas, sobre todo en países en desarrollo.

En los países más desarrollados,  los contaminantes cuyos efectos sobre la salud preocupan más en la actualidad son las partículas en suspensión, el ozono y el dióxido de nitrógeno.  

Las elevadas concentraciones de partículas en suspensión en Europa se asocian con alrededor de 300.000 defunciones prematuras anuales, de manera que disminuyen la esperanza de vida de cada europeo en, al menos, un año como promedio.

Los efectos a corto y a largo plazo que la contaminación atmosférica puede ejercer sobre la salud de las personas son muchos y variados:

• Asma (sobre todo, asma infantil).
• Aumento de alergias.
• Alteración del ánimo, estados de tensión, estrés.
• Enfermedades cardiovasculares.
• Agravamientos de las enfermedades respiratorias agudas, p.ej. neumonía.
• Cáncer de pulmón.

Los grupos de personas más vulnerables ante la contaminación atmosférica  son: en las personas que ya están enfermas, la población infantil y los ancianos,  así como personas con bajos ingresos.
 
En las ciudades europeas, las emisiones de combustibles fósiles debidas al tráfico, calefacciones o calderas industriales son la principal causa de la contaminación del aire. Las actividades industriales o pequeñas empresas que usan disolventes generan emisiones dispersas que  pueden se muy dañinas. 

En las zonas rurales de la Unión Europea el transporte es responsable del 63 de las emisiones de óxidos de nitrógeno, del 47% de los compuestos orgánicos volátiles, entre el 13% y el 25% de las partículas en suspensión y del 6,5% del dióxido de azufre.

Muchas de las medidas para la mejora de la calidad del aire en las ciudades contribuyen además a reducir las emisiones del cambio climático.

Propuestas para mejorar el aire:

• Restricciones al tráfico motorizado.
• Promoción de transporte limpio: bicicleta, tranvías, bus eléctrico,...
• Reducir y controlar las actividades de construcción que generan polvo y otras partículas.
• Sustitución de calderas.

Temas relacionados:- movilidad

Nuestra dirección
base