Mujer y trabajo

titulo

Las condiciones de trabajo determinan, en gran medida, la vida y la salud de las personas. Pero tales condiciones de trabajo son distintas dependiendo de la clase social a la que pertenezcas, la ocupación, el género, la edad, la etnia,…La prevención  de riesgos en muchas ocasiones ha ignorado esta realidad y ha actuado como si fuera una realidad más uniforme.

Analizar las condiciones de trabajo, los riesgos, la exposición a los mismos y la salud, incorporando la mirada de género, y actuar  frente a las desigualdades que se detectan es la única manera de avanzar en el derecho a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y en la mejora de  las condiciones de trabajo y salud de las mujeres.

Factores sociales, laborales y biológicos, diferenciados en función del sexo justifican la necesidad de incorporar la dimensión de género en la evaluación y prevención de riesgos en  salud laboral. Es imprescindible por tanto abordar de forma conjunta las dimensiones mujer, trabajo y salud.

Es importante hacer visibles las condiciones de trabajo y los riesgos para las mujeres como punto de partida de las actividades de prevención, asegurando que los instrumentos para analizar las condiciones de trabajo, los riesgos y su exposición son sensibles al género y que los datos se presentan separados por sexos.

Debemos poner encima de la mesa  que la salud de hombres y mujeres es diferente ya que existen factores biológicos (genéticos, fisiológicos,…) y también condicionantes sociales como condiciones de trabajo, responsabilidad en los trabajos domésticos (doble presencia).

Por tanto la prevención debe de contemplar todos los riesgos, no debemos de generalizar. Tenemos que contemplar todos y cada uno de los puestos de trabajo y los riesgos, así como los posibles daños.

La participación de la representación sindical de las trabajadoras es imprescindible para que la prevención se haga de forma correcta y efectiva. Actuar sobre las desigualdades es más fácil si las personas más afectadas participan, por ello, CCOO considera esencial la participación de las mujeres como delegadas sindicales y también como delegadas de prevención.

 

Nuestra dirección
base